sábado, 30 de marzo de 2013

Medito.

Qué hacer cuando quieres esperar a que llegue la hora, el indicado, pero... a su vez, estás cansada de esperar en la estación a que pare el tren.

Quieres salir, correr, buscar algo, aunque no sepas realmente cuál quieres o racionalmente, cuál te conviene.

Pasa un tren tras otro, y tras otro, todos ellos similares; con sus sonrisas eternas, sus sueños aparentemente alcanzables, cada cual con promesas mejores.

Meditas.

Llegas a la conclusión de que has estado toda la vida con esa imagen en mente, esa situación de perfección realmente inexistente.

Te sientes desubicada, perdida, engañada, envuelta en un mar de dudas, día tras día, una agonía constante.

Debes abrir los ojos y volver a la realidad de nuevo.

Parece que navegar por esas aguas revueltas ha hecho cambiar la percepción de esta estación.

Veo los vagones llenos como siempre, pero no hay ni rastro de Cupido, mi mente por fín ha despertado.

Desde luego, no voy a echarle de menos.

...es hora de vivir.

martes, 26 de marzo de 2013

Despierto




Despierto.
El profundo suspiro me confirma que estoy en la
realidad, de nuevo.
Abro mi armario, hoy me vestiré de felicidad.
Suerte que la tristeza y la angustia están en la cesta de la ropa sucia, o quizás del desgaste me lo tiren a la basura, nose.
Sólo sé que estoy despierta.

El nombramiento



Transformar, simplificar y evolucionar:

Te refieres a tu reciente novio como ESTE,
en otra frase NO VI A ESTE,
simplificando NO VI ETE,
todo junto NOVIETE,
debido a que ya es un hombre se elimina el diminutivo
quedando el respectivo nombre  NOVIO.