viernes, 5 de enero de 2018

Escala no de escalar

Es la historia que nunca pensé que iba a contar
y sin embargo es lo más bonito que me haya podido pasar.

Le echo la culpa al ciclo lunar 
o algo químico que no puedo explicar.

Pudo ser la magia de ese lugar, 
de ese pueblo de l'empordà, que jamás voy a olvidar.

Iba confiada sabiendo que no me podía quemar,
que esos temas no eran para mí, que sólo íbamos a jugar.
Pero, ¿sabes ese dicho de: nunca digas de este agua no beberás?
Pues aquí se puede aplicar
(Algún día me explicarás cómo lo hiciste porque me conseguiste embaucar)

Desde el minuto uno fue todo muy natural, 
subí al coche donde me esperabas y ni te paraste a saludar.
Me contaste toda tu vida a una velocidad abismal,
pero por los nervios no te podía ni escuchar.

Me centraba en esos ojos verde caramelo, ese nervio al hablar 
esa sonrisa que se te escapaba y te hacía titubear.

Tras haber roto el hielo con nuestra destreza al montar,
surgió el momento más tenso, la hora de la verdad.

Recuerdo la rigidez de mis músculos, la inquietud del qué pasará 
intentar que no se me notase que te quería besar.

Me alegra muchísimo  que tomases la decisión.
Ese beso, esos labios... me llegaron al corazón.
-Y lo que sucedió después lo dejo a la imaginación -


Recuerdo superar las gélidas noches gracias a tu calor
donde descubrí que tus caricias podrían destruir mi armazón.
   
Recuerdo estar bajo la tormenta comentando la situación
 o con tus niños en ese río donde los llevabas de excursión.

Recuerdo los momentos de curas o estando de fiestón,
también pasear por la playa disfrutando de esa conexión.

Fueron días geniales de felicidad y compenetración
lo único malo que hubo fue separarme en la estación.
Todo esto era algo que no me esperaba y que en el fondo me daba pavor.

Puede ser el principio de algo, puede ser envolverse en hedor,
solo sé que esta mujer de hielo, ha salido del congelador.


miércoles, 13 de diciembre de 2017

Cuando querer no es poder

A cada paso, iba soportando pequeños pedazos de vida que se le iban apilando arbitrariamente en esa frágil espalda. 

Desechos, que no hacían más que entorpecer su avance, 
ralentizar el camino y alejarle cada vez más de los demás.

Anhelaba caminar en plano como veía que hacían sus compañeros, como le dijeron en su infancia, esa llanura interminable con verdes praderas y sombras donde cobijarse.

Deseaba poder derrumbar las montañas que se habían interpuesto en su camino, 
retirar los cuchillos del sendero que ensangrentaban sus sensibles pies.

Pero no, era el sendero que le toca cruzar.

Resultado de imagen de caminar montaña triste dibujo

Desafiando


Aquél que escupió mil cuchillos, 
desangró los oídos,
 mutiló los cerebros de los desprotegidos.
Aquí le mando en un suspiro frío, mi desafío.

Resultado de imagen de suspirar

domingo, 25 de diciembre de 2016

La carta maga

Como Reyes Magos  que somos, os queremos dar un detalle con gozo, y ya que Melchor está revoltoso y Baltasar es algo perezoso, me toca a mí rescribir este esbozo de una carta que en una botella que nos llegó, dirigida a vosotros:


Todo empezó en un barco grandioso, dirigido por el capitán Antonio (abuelito, para nosotros). Él nos salvó de tempestades y ahogamientos, gracias a todos sus conocimientos; a izar las velas si hay fuerte viento, a mirar más allá con un catalejo... Nos indicaba muy decidido por dónde era el camino, mas lo seguíamos sin recrimino y siempre encontrábamos nuestro destino.
Una noche nos confesó a qué se debía su orientación, la llamaba Marisa y era su pitonisa, su guía (para nosotros, la abuelita). Se trataba de una estrella que brillaba por su pureza, por mantener la calma con destreza, por hacernos evitar la marea y estar siempre alerta y sin agachar la cabeza.
Los dos  juntos formaban el mejor equipo para una embarcación, por un lado uno en el timón y por el otro señalando la dirección.
Tenemos suerte de poder formar parte de este navío. Han habido muchos desafíos en los cuales nos han enseñado a seguir unidos, a mantener la calma y  nunca rendirnos.
Tiraremos esta nota al mar, a ver si hay suerte y alguien se la puedan hacer llegar.
Finalmente  y con cariño,
los tripulantes del navío.

Tras la carta que os he remitido, podéis abrir los dos paquetitos:
El  primero para el capitán astuto y sagaz, con su pájaro cual guardián
 
Y el segundo para la estrella jocosa y afable, y por supuesto, la más radiante
 



                                                                                                                                                                                       Gaspar

jueves, 22 de octubre de 2015

M.A.C.

Intento recordarte y tu cara me aparece borrosa
Intento imaginarte a mi lado y mi mente salta a otra cosa.
Mente obtusa y mentirosa, dirigiendo el corto: "proyección infructuosa"

Contados recuerdos abundan mi mente.
No es más que en mi cabeza perecen falsos sucesos que mi madre desmiente.

Tú, decidiste abandonarme, sin avisarme, sin padre en quien escudarme.. 

En ese momento la inocencia me bloqueó, el viento de palabras se cargó
que tanto en mi consciencia pesan, pues no sabía la existencia de esta larga condena

Ejemplar ante mis ojos, ocultado de por vida en este corazón roto. 

Latidos plasmados en versos
Melancolía inyectada entre ellos

Cierro los ojos e inspiro.
Por ti he tenido tantos suspiros

En la oscuridad pruebo a llamarte, mas con la garganta rota,
no se oye palabra alguna sino este alma que llora.

Tu recuerdo enfrentado al olvido,
día tras día, todo un suplicio

¿Cómo mantenerte vivo si mi razón coge su escoba y te barre de la historia ?

En mi piel decidí sellarte y al olvido desafiarle pues en pie vas a quedarte -ahí decidí tapiarte- para caminar juntos hasta encontrarte.